Chavela: “Me iré pero aquí seguiré”

DSC_3786

Tuve la suerte de conocer a ‘La Vargas’ con 91 años y todavía rebosando vida, magia, arte.  Su cuerpo murió casi dos años después pero la voz de Chavela Vargas sigue sonando.

“Me voy a ir pero aquí seguiré, volveré y seguiré dictando las letras y las palabras que se necesitan para escribir un poema. Verás una luz, un atardecer, algo excepcional y sabras que soy yo”, le dijo a María Cortina, su amiga y biógrafa. “Ve a todos y diles que no me iré”.

Aquí os dejo la entrevista que la hice en agosto de 2010 en su casa de Tepoztlán, un rincón de paz y de recuerdos. Se publicó en la revista OSACA, dominical del grupo de periódicos españoles Ikal. Las fotos son de Clemente G.Sanguino.

CHAVELA: PURA VIDA, PURA MUSICA

chavela 6 pp blanco y negro‘Mi nombre es Chavela Vargas, tengo 90 años y estoy viva. Viva de tanto vivir, de tanto amar, de tanto gritar que estoy viva como la vida, como el color rojo”. Corría junio de 2009 cuando su amiga y representante María Cortina recogía estas palabras, justo después del espléndido homenaje que su ciudad, la Ciudad de México, le regaló. Un año después, tiene nuevo disco, Por mi culpa, a punto de salir en España. “No me da miedo nada”, dijo al presentarlo en la capital mexicana. Entonces hablaba por boca de Cortina porque su cuerpo, del que se declaraba harta, la dejó en la estacada, tendida en un sillón. Meses después, a finales de este verano, cuando algunos la daban ya por desahuciada, ‘La Vargas’ volvía a ser pura vida, aún anclada a su silla de ruedas. “Yo voy a caminar, dentro de un rato largo, pero voy a caminar y si no camino, pues ni modo (…) Y voy a hacer otro disco que va a ser importantísimo”, decía sonriente durante una entrevista quizás concedida por ser un medio de su “adorada” España; quizás por puro coraje, para demostrar que todavía tiene mucho que decir.

-¿Por qué un disco a los 91 años?
El año pasado, pensando en la vida que me queda, me dije, tienes 90 años pero todavía no acabas y este sueño lo hago realidad: Chavela Vargas es capaz de producir su propio disco porque me da la gana, como me da la gana y con quien me da la gana. Si me ponen a montar a caballo, creo que no, pero un disco, música, eso lo siento en el alma.

-Y aquí está ya, grabado y producido por usted, al margen de las discográficas y con muchos amigos.
Las discográficas son una porquería, eso no quiero ni discutirlo, me deben una cantidad de millones… Que se lo guarden, para qué quiero yo dinero, total, por eso rueda porque es redonda la moneda. El dinero no es importante, por eso no tengo nada. Los amigos sí. La amistad es el más grande tesoro, una apuesta. Yo he perdido pero he ganado más. En este disco me rodeé de amigos, de (Joaquín) Sabina, por ejemplo, que lo adoro, un papel que encuentra en la calle lo escribe y me lo manda, muy simpático.

chavela 3IMG_3766

-Además de la amistad, su vida la han marcado palabras como libertad, coraje, soledad…
Libertad quiere decir soledad y yo soy libre, para la política, el amor, la gente. La libertad vale más que nada en el mundo, más que nada, pero tiene un precio. Y eso se lo quiero decir a los jóvenes.

– ¿Planea algún encuentro con gente joven?
Sí. Quiero hablar con los jóvenes de cualquier parte del mundo, de tú a tú, que me digan qué sienten y yo, con un poquito de experiencia, les puedo enseñar. Es raro. La gente joven ve las cosas diferente y yo las veo a mi edad, pero les comprendo más que muchos, comprendo sus sentimientos, su manera de llorar, me dan mucha ternura.

-Y además de en la libertad y la amistad ¿en qué cree Chavela Vargas?
Creo en Dios, pero no en que lo rodea. Y soy chamana. Amo esa vida de sentir el mundo, tan pequeño, reducido a lo espiritual, a una cosa bellísima.

chavela casa IMG_380

La casa de Chavela en Tepoztlan. Al fondo el Chalchi

Cree también en la belleza. En su casa en las afueras de Tepoztlán, un pequeño pueblo a una hora del Distrito Federal, ve pasar los días, mirando al Chalchi, un peñasco que brota tras una vivienda sencilla y luminosa, rodeada de un bonito jardín. De vez en cuando, llega algún amigo a visitarla, no muchos. “Valoro más la calidad que la cantidad”. El resto del tiempo disfruta de su soledad, de sus perros Lola, Joaquín y Toby , del silencio que dice romper al hablar con los que se fueron antes. Y siente, lee, sueña. “Estoy empezando a vivir otra vida, sin dejar la mía, es extraño pero… quizás por eso invento tanto”.

-¿Y qué maquina ahora?
Ahora voy a hacer otro disco y va a ser importantísimo no porque sea mío sino porque hace muchos años que sueño con hacerlo. Ya lo verán. Será de canciones mexicanas, pero diferentes, al tango o a la música ranchera les voy a cambiar el ritmo y… no digo más que me van a copiar. Al final, toda la música es lo mismo, un grito de angustia, de alegría, todo coincide en ella.

– Planes no le faltan.
Tengo muchas cosas que descubrir todavía, a pesar de la edad porque uno no termina de aprender nunca en la vida, en el amor…

-Amores que escandalizaron en ocasiones por ser mujeres también sus destinatarias.
La gente se ha escandalizado pero no hay tal. Yo no creo que con escándalos se triunfe. Yo he sido indomable, desde niña peleaba por todo. He defendido siempre mi verdad ante quien fuera, nunca altanera ni ofendiendo, sino respetando la sociedad en la que vivo, pero mi verdad. Mi vida es mía, la tengo bien guardada pero, eso sí, he amado no solo con el corazón, sino con la vesícula, con el hígado, con los riñones, con todo.

DSC_3842Al preguntarla sobre su mejor época, si fue aquella junto a Frida Khalo, Diego Rivera, Agustín Lara…, su etapa de éxitos en los 50 cuando se codeó con medio Hollywood en Acapulco, sus borracheras con José Alfredo Jiménez (el mayor compositor mexicano cuyas canciones ella hizo famosas fuera) o el regreso a los escenarios de mano de Pedro Almodovar, se queda pensando, sin querer elegir, orgullosa de haberlo vivido todo, lo bueno, lo malo y lo peor, sin arrepentirse de nada. “Tengo un baúl imaginario lleno de recuerdos, ahí los voy metiendo pero no me llegan a orillar, no me hacen sentir triste, aunque algunos duelan. Recordar es vivir un poquito, por eso yo no recuerdo mucho, porque desvivo. Pero me divierto y veo las cosas preciosas, soy feliz”.

-¿Está entonces satisfecha con su vida?
Le doy gracias a la vida, como decía Violeta Parra, a la Señora Vida, que me ha dado tanto y me sigue dando. Por ahí andan las dos, la Vida y la Muerte y la Vida le dice a la Muerte ‘espérate tantito, deja a Chavela tranquila, luego hablamos’.

-¿No tiene miedo a la muerte?
No, para nada, me parece un paso precioso si estás preparado. Tienes miedo a lo desconocido pero yo a la muerte ya la conozco.

– ¿Por qué ese era su papel en la película “Frida”?
Ja,ja. (En los escenarios, como dice Pedro Almodovar, “Chavela abre los brazos como nadie”. Ahora es su sonrisa la que lo llena todo bajo sus gafas negras) Sí yo era la muerte y estaba tratando de embaucarla para que bebiera, ja,ja, preciosa escena. No, conocí a la muerte porque he muerto muchas veces en vida, me sentía tan mal que seguramente estaba muerta. Al rato, volvía a hablar… y ahí nos íbamos.

chavela 1DSC_3772

-¿Fue cuando el alcohol la atrapó, durante los 30 años de parrandas?
¡Esa fue la época más simpática de mi vida!. Yo pasaba por una cantina y las botellas de cerveza decían ‘ahí viene la Vargas, nos va a tomar’ y se escondían allí en el Tenampa (el bar de rancheras más famoso del D.F.) Y José Alfredo y yo borrachos los dos… esas madrugadas maravillosas que todavía la luna no se ha ido porque está peleando con el sol y le decía ‘vete, deja a Chavela que se divierta con mi luz’. Y todo lo veía requetechulo.

-El momento más duro fue entonces decir ‘está copa es la última’.
Fíjate que sí. Es una cosa terrible, ahí intervienen no los sueños de artista sino los de ser humano. Yo me sentía muy bien cuando bebía pero los demás no y me dije ‘tienes que escoger Chavela’, y elegí dejar de beber. Una mañana le dije a la muchacha, ‘dame la última copa’, no se lo creyó pero me la tome y hasta aquí. Hace 25 años, aunque todavía lo echo de menos, como el cigarro.

-Fue en el Bulevar de los Sueños Rotos, la calle que Sabina hizo famosa.
Ay sí, todo el mundo se tropezaba por las noches en esa calle donde vivía. Un día pasó el alcalde para invitarme a una copa y cuando le dije que no, dio un discurso… ‘Hemos sufrido una gran pérdida, Chavela ha dejado de tomar’, ja,ja, y me decía ‘¿Ahora con quien bebo?’ Pues vaya y busque otra, dije.

Costarricense de nacimiento -“regresé una vez pero allí no me quieren, ¿entonces para qué volver más?”-, el país que siente verdaderamente como suyo es México, al que huyó siendo casi una niña, escapando de una infancia dura llena de recuerdos turbios. Y España es su gran enamorada, donde volvió a triunfar de mano de Pedro Almodóvar a la edad en la que otros se jubilan. “A mí me fascinaba después de un concierto irme con Pedro de la mano, solos, caminando por Madrid”.

chavela casa 3 IMG_3799-España la dio la máxima distinción, la Gran Cruz de Isabel la Católica en 2000 pero curiosamente fue el presidente más de derechas que ha tenido, José María Aznar.
Para mí es el honor más grande del mundo, cuando me terciaron la banda con el escudo y me leyeron mis obligaciones a la corona de España. ¡Precioso! Fue un revivir, como si me hubiera ganado 50 millones de dólares, yo creo que más.

-¿Que la reconozcan su trabajo desde la izquierda y desde la derecha significa que ya nadie la juzga?, como dice su canción.
Eso. Y más con la Cruz. Voy a una fiesta, me pongo un botoncito para no llevar la grande y todo el mundo dice ¡pásele! (y hace una pequeña reverencia)

-¿Dónde nace el amor a España?
Pregunte a los españoles por qué me quieren. Mi España adorada, quiero decirte que te estás portando muy bien, sigue así por el mundo, porque me conquistaste a mí y yo a ti, un extraño maridaje. Muchas veces la recuerdo y hay noches en que me traslado en sueños a Pinar 21 (en Madrid) donde estaba la Residencia de Estudiantes.

-¿Y su querido México que ahora pasa por momentos tan complicados y violentos?
Me reservo el comentario porque no soy política. Si lo fuera, sería presidenta de la República, ja, ja, bien sabe Dios que sí. Pero mi México lo amo, lo respeto y espero. Esto es un paréntesis, un tropezoncito, esto se acaba pronto.

Unos cohetes interrumpen la conversación. “Ves me saludan con una salva de 21 cañonazos”, bromea. Son los coletazos de alguna de las muchas fiestas que cada fin de semana se celebran en Tepoztlán, su refugio desde que se retiró de los escenarios, después de décadas de trabajar para hacerse “un nombre”, Doña Chavela Vargas, convertido ya leyenda, y unido a una voz desgarrada que mantiene viva, como demostró al entonar durante la entrevista unas estrofas de su canción “¿A dónde te vas, paloma?”, una de las novedades del último disco.

Y mirando al Chalchi, recuerda otra, una de sus favoritas, “Las simples cosas”. “Me haría una placa con solo una frase de esa canción ’uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amo la vida’, ¡fíjate que bello!”.

– ¿Y usted regresó?
-Sí (sonríe) ya he regresado y me fue bien porque regresé. De niña decía que algún día me vengaría de quienes me atacaban. Y sí, lo hice, a lo bueno claro. La muestra es que aquí estoy. No pudieron conmigo.

Ni seguridad, ni derechos

En México, la ‘guerra’ (redenominada oficialmente hace un año ‘estrategia’) contra el crimen organizado que lanzó el presidente Felipe Calderón en 2006 ni ha dado más seguridad a los ciudadanos ni ha garantizado sus derechos, solo se ha traducido en ejecuciones, desapariciones y torturas.

Lo dice la organización Human Right Watch en su último informe, un texto muy crítico con la actuación de las fuerzas de seguridad y que documenta 170 casos de tortura, 39 desapariciones y 24 ejecuciones extrajudiciales cometidas en los 5 estados donde realizó sus investigaciones durante dos años: Baja California, Chihuahua, Guerrero, Nuevo León y Tabasco. Estos casos parecen ser la punta del iceberg de una política anticrimen que muchas veces viola el Estado de Derecho porque recordemos que dos de los estados más peligrosos en estos momentos, Tamaulipas y Veracruz, no están incluidos, como tampoco otros donde la violencia es intensa como Sinaloa, Estado de México o Coahuila.

El informe no tiene desperdicio. Habla de cómo el Estado mexicano se ha olvidado de la presunción de inocencia y considera que la gran mayoría de las 45.000 muertes vinculadas al narco son hombres, mujeres y niños que en ‘algo’ estarían. ¿Cómo lo saben -se pregunta HRW- si de todos esos asesinatos solo se investigaron 997 casos? Pero incluso cuando la justicia actúa no lo hace con rigor: de ese millar de averiguaciones previas sólo salieron 22 condenas… ¡¡de 45.0000 homicidios!! 

El documento, que señala el “fracaso” de la política del presidente Felipe Calderón, incluye testimonios que la prensa mexicana reproduce con titulares como estos: “Me empezaron a tocar el cuerpo”,  “‘Si quiero te mató’… y tuvo que confesar”, “‘Eviténse problemas’, dijo el coronel”.

También denuncia cómo el crimen y la inseguridad ha llegado a todos los ámbitos de la vida,  del gobierno a los periódicos, escuelas u hospitales (nadie se libra de las extorsiones), del ocio (la vida nocturna no existe ya en algunos lugares), a los negocios (las empresas de transporte, por ejemplo, reconocen off the record que gastan tanto en sus servicios de seguridad como en pagar las ‘cuotas’ para que les dejen pasar sin problemas por ciertos lugares y hasta el BBVA decía en una reciente rueda de prensa que  sólo en los países en guerra ha crecido la inseguridad  tanto como en México).

Asimismo, el informe explica cómo militares o policías contaminan y manipulan escenas del crimen, por ejemplo, para ‘sembrar’ armas a civiles abatidos y justificar así sus errores y cómo aunque crecen las denuncias en su contra no crece la justicia. Dos casos muy polémicos en los que estas prácticas quedaron al descubierto fueron el asesinato en marzo de 2010 de dos universitarios en pleno campus del Tecnológico de Monterrey,  a los que se quiso hacer pasar por sicarios, y la muerte de dos niños un mes después en un reten militar de Tamaulipas, un error que el ejército intentó justificar colocando armas la zona para simular que hubo un enfrentamiento con narcos.

Mientras tanto,  el gobierno insiste en que hace lo justo, en que los que violan los derechos humanos son los criminales (¿se olvida de que por eso se les denomina así, a diferencia de las supuestas ‘fuerzas de seguridad’?). Y está claro que entre aquellos que sufrieron vejaciones también hay culpables de delitos pero eso no justifica esas acciones, sino todo lo contrario, desacredita la actuación la ley y la justicia mexicana.

A Felipe Calderón  le quedan meses de gobierno y parece que no quiere pasar a la historia como el presidente que convirtió México en un territorio en guerra, sin líneas de fuego ni bandos definidos, lo que hace que la violencia llegue por cualquier lado y sea mucho más peligrosa. Por eso hace poco que inició un diálogo con las víctimas o algunas reformas legales que, aunque positivas, todavía están por concretarse (por ejemplo se acaba de aprobar en una comisión parlamentaria la ley para creación de una base de datos nacional de desaparecidos pero queda todavía un largo proceso legal y operativo para que esta petición que las víctimas llevan años exigiendo se convierta en realidad)

Los políticos, al final de sus días, siempre quieren lavar su cara y Calderón parece que ahora quiere convertirse en el ‘poli bueno’ de una estrategia en la que ha imperado la mano dura sin límites ni escrúpulos.

El informe completo está en http://www.hrw.org/sites/default/files/reports/mexico1111spwebwcover.pdf

Aborto y Justicia en México

Esta semana México se ha convulsionado con el debate del aborto. Dos estados, Baja California y San Luis Potosí, intentaron declarar inconstitucional unas enmiendas que protegían la vida desde la concepción, algo que 16 de los 32 estados del país hacen. No lo consiguieron. La ola anti-abortista, liderada por el propio presidente Felipe Calderón, se extiende.

Pero más allá del problema de legalizar o no el aborto hay una realidad: el ensañamiento con los más débiles. ¿Alguien en su sano jucio, incluido el más ferviente religioso, podría decir que es justo condenar a 30 años  de cárcel a una mujer por abortar? ¿Y si encima ese aborto es espontáneo? No es ciencia ficción, es realidad en partes de un país donde más del 90% de los crímenes quedan impunes.

Como cuenta este vídeo, hace un año, 9 mujeres en esas circunstancias consiguieron la libertad gracias a la labor de una ONG de abogadas,  http://www.laslibres.org.mx/ y de la presión de la sociedad mexicana, que se unió para denunciar la situación. Hoy el problema continúa y todavía hay alguna mujer tras las rejas por este motivo, por ejemplo en el estado de Guerrero.

Sumérgete… y alucina

¿De vacaciones en Cancún y en busca de nuevas experiencias?

Cualquier cosa bajo el mar se cubre de un halo de misterio porque el agua tergiversa los tamaños, los colores, las distancias y juega  con la luz.  Ese punto exótico y mágico es el que podrá experimentar quien se sumerja en las cristalinas aguas del Caribe mexicano frente a las costas de Cancún cuando recorra el primer museo submarino del mundo,  un lugar especial situado en un área privilegiada por la naturaleza y maltratada por el hombre, cuyo patrimonio ecológico marino se quiere preservar con esta original iniciativa de 400 esculturas bajo el  agua.

El artista (a quien ‘robé’ la foto que encabeza este blog), es Jason de Caires.  ARTE BAJO EL MAR  es una muestra de lo que podeis ver, lo publicó el año pasado la revista castellana OSACA.

Para los que querais saber más del espectacular trabajo de De Caires http://www.underwatersculpture.com/

La Bestia

Es de hierro, ruge y devora personas…o las mutila.

‘La Bestia’ es el nombre con el que se conoce a los trenes de carga que cruzan México con indocumentados en el lomo. En uno de esos trenes iban los inmigrantes a los que se comió la tierra el pasado 24 de junio en Medias Aguas, Veracruz. Los que consiguieron culminar esa etapa del viaje, cuentan cómo el tren paró de repente en una zona solitaria, cómo hombres armados salieron de la nada y empezaron a meter a inmigrantes en las furgonetas que llevaban, cómo algunos escaparon escabulléndose entre los matorrales. 

El suceso tuvo poca o ninguna repercusión en los medios de fuera de México. La noticia repetida ya no es noticia es un drama. La Comisión Nacional de Derechos Humanos estima que los inmigrantes secuestrados cada año podrían llegar a los 20.000!!!!! sin que, en la mayoría de los casos, se conozca el paradero final de las víctimas.

Hola a tod@s

Abro el blog con la intención de mostrar aquí mi trabajo, ahora desde México. Como soy una gran analfabeta cibernética pido paciencia al intrépido que llegue a esta página todavía en construcción.

Me estreno con una noticia triste, el secuestro de 80 inmigrantes a su paso por el estado mexicano de Veraruz. La denuncia la acaba de hacer el padre Alejandro Solalinde, reconocido defensor de los derechos humanos, así que es más que creíble porque este hombre –como otros muchos menos conocidos– se está jugando la vida dando voz a los que no la tienen.  La historia no es nueva, se repite año tras año. Aquí teneis la muestra, un reportaje del verano pasado que explica el tema: “El sueño americano cabalga a lomos de una Bestia peligrosa”

 http://www.granadahoy.com/article/mundo/768466/sueno/americano/cabalga/lomos/una/bestia/peligrosa.html

Y una entrevista con Solalinde publicada en el dominical EPOCA el 16 de enero de 2011 en la que el sacerdote muestra su preocupación porque el crimen organizado está infiltrado en las más altas instancias del gobierno y hasta duda del máximo responsable de la policía federal. “¿Quién nos  asegura que Genaro García Luna no está de alguna forma apoyando los secuestros? ¿Cómo sé que no está en eso?”, se pregunta.

Lee la entrevista completa:

Solalinde: “Dudo de qué lado está la Secretaría de Seguridad mexicana”