Aborto y Justicia en México

Esta semana México se ha convulsionado con el debate del aborto. Dos estados, Baja California y San Luis Potosí, intentaron declarar inconstitucional unas enmiendas que protegían la vida desde la concepción, algo que 16 de los 32 estados del país hacen. No lo consiguieron. La ola anti-abortista, liderada por el propio presidente Felipe Calderón, se extiende.

Pero más allá del problema de legalizar o no el aborto hay una realidad: el ensañamiento con los más débiles. ¿Alguien en su sano jucio, incluido el más ferviente religioso, podría decir que es justo condenar a 30 años  de cárcel a una mujer por abortar? ¿Y si encima ese aborto es espontáneo? No es ciencia ficción, es realidad en partes de un país donde más del 90% de los crímenes quedan impunes.

Como cuenta este vídeo, hace un año, 9 mujeres en esas circunstancias consiguieron la libertad gracias a la labor de una ONG de abogadas,  http://www.laslibres.org.mx/ y de la presión de la sociedad mexicana, que se unió para denunciar la situación. Hoy el problema continúa y todavía hay alguna mujer tras las rejas por este motivo, por ejemplo en el estado de Guerrero.

México grita ¡Basta ya!

No más sangre. No más violencia.

Los mexicanos pueden decirlo más alto pero no más claro.  Lo han repetido en muchos rincones del país y a lo largo de dos caravanas por la paz, una que tuvo lugar en primavera y recorrió el norte. La otra acaba de terminar tras atravesar las zonas más conflictivas del sur. En total más de 10.000 kilómetros y dos reclamos: paz y justicia.

Pero las protestas civiles pacíficas no son, lamentablemente, las únicas expresiones de hartazgo. También hay quien quiere tomarse la justicia por su mano. O quien cree que las armas le garantizarán la tranquilidad.LEER REPORTAJE