…¿dónde están?

Los desparecidos en México son invisibles aunque protestas como la de hoy en el DF, que exigen investigar todos los casos, intenten evitarlo. 

A unos se les perdió la pista durante la denominada guerra sucia (1970-1982). A otros durante la actual guerra contra el crimen organizado que comenzó en 2006. Podrían superar los 6.000 pero no hay registros oficiales, ni investigaciones, a veces ni denuncias, mucho menos culpables aunque los dedos acusadores caen sobre miembros del crimen organizado y autoridades corruptas casi por igual.

Cada día más mexicanos entran en este ‘limbo’. El viernes pasado, un comando armado se llevó a ocho  después de irrumpir a tiros en un bar del centro de Monterrey y matar a 20  (el fin de semana fue sangriento con 97 muertos en el país en solo 48 horas).  En casos excepcionales los  levantados aparecen vivos. Otras veces sus cuerpos alimentan fosas clandestinas que siembran de muertos el subsuelo del país. Las más, nunca aparecen. PERDIDOS EN EL OLVIDO (leer) son algunas de sus historias y de quienes no desfallecen en busca de respuestas.

Anuncios