México grita ¡Basta ya!

No más sangre. No más violencia.

Los mexicanos pueden decirlo más alto pero no más claro.  Lo han repetido en muchos rincones del país y a lo largo de dos caravanas por la paz, una que tuvo lugar en primavera y recorrió el norte. La otra acaba de terminar tras atravesar las zonas más conflictivas del sur. En total más de 10.000 kilómetros y dos reclamos: paz y justicia.

Pero las protestas civiles pacíficas no son, lamentablemente, las únicas expresiones de hartazgo. También hay quien quiere tomarse la justicia por su mano. O quien cree que las armas le garantizarán la tranquilidad.LEER REPORTAJE 

Anuncios